Especial: Acoso moral en las pymes


ACOSO.jpg

Es posible que en las pymes el acoso moral no sea tan frecuente como en otras empresas de mayor envergadura pero en las pymes sí se está más expuesto, tanto a un acoso moral como uno sexual porque son pocos los trabajadores y, si alguno ve peligrar su puesto, puede intentar echar al otro.

La terminología mobbing proviene del verbo inglés “mob” que significa una multitud excitada que rodea o asedia a alguien o a algo bien sea de forma amistosa o bien de forma hostil.

El verbo “to mob” describe la acción de ese gentío de agolparse o atestarse en torno a algo o bien asediar o atacar en masa a alguien.

En el ámbito del trabajo el concepto de mobbing ha sido desarrollado históricamente por diversos científicos, principalmente por el profesor Heinz Leymann quien describía el mobbing como una citación  en la que una persona o grupo de personas ejercen una violencia sicológica extrema, de forma sistemática y recurrente  y durante un tiempo prolongado sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo.

La Unión Europea también dio una definición para el mobbing (o acoso moral) entendiendo al mismo como “un comportamiento negativo entre compañeros o entre superiores e inferiores jerárquicos,  a causa del cual el afectado/a es objeto de acoso y ataques sistemáticos y durante mucho tiempo, de modo directo o indirecto, por parte de una o más personas, con el objetivo y/o el efecto de hacerle el vacío”.

Por tanto, podemos decir que el mobbing se caracteriza por una conducta hostil o intimidatoria que se realiza frente a un trabajador por uno o varios individuos que no tienen por qué tener un cargo superior a este trabajador.

Hay que tener en cuenta que el principal objeto del mobbing es hacerle el vacío al trabajador, es decir provocar se humillación y definitivo alejamiento del lugar de trabajo y en esto se diferencia del “acoso sexual” que no persigue tal fin.

El acoso moral o mobbing nos da en su conceptualización dos tipos de comportamiento que son:

  1. La persecución y acoso ejercitada por el empresario o sus representantes frente a un trabajador o trabajadores por motivos de reorganización, de reducción de personal, etc…, o con el objetivo de eliminar trabajadores.
  2. Las formas de persecución y acoso recurrente que unos trabajadores, que ocupan una posición considerada de facto como superior, ejercen frente a otro u otros trabajadores ante la conducta pasiva del empleador y/o sus representantes.

Tipos de acoso moral

Existen varios tipos de acoso moral que son:

Acoso vertical descendente: Se produce desde la jerarquía, es decir, puestos con poder, a trabajadores en la escala de poder más abajo. Este tipo de acoso tiene consecuencias más graves sobre la salud que el acoso horizontal (que ahora trataremos) y pueden darse distintos tipos:

  • El acoso perverso: practicado con una pretensión puramente gratuita de destrucción del otro o de valoración de su propio poder.
  • El acoso estratégico: con miras a conminar a un asalariado a marcharse de la empresa y evitarse así los procedimientos de despido.
  • El acoso institucional: que participa de un instrumento de gestión del conjunto del personal.

Acoso horizontal: Se produce entre compañeros de trabajo y suele darse principalmente cuando se lucha por quedarse en la empresa o pyme o se quiere recibir un ascenso.

Acoso mixto: Normalmente se produce los dos tipos de acoso antes comentados, el acoso descendente y el acoso horizontal al mismo tiempo. A esta persona se le trata como el chivo expiatorio, se considera a esa persona responsable de todo lo que va mal en la empresa.

Acoso ascendente: Se produce, al contrario que un acoso descendente, de un trabajador a un jefe, o superior.

También hay varios tipos:

  • El falso alegato de acoso moral: se trata de atentar contra la reputación de una persona y descalificarla definitivamente. El efecto destructivo de una falsa acusación de acoso moral se refuerza por la mediatización del fenómeno, aún más si se puede llevar al otro ante los tribunales.
  • Las reacciones colectivas de grupo: es la alianza de todo un grupo para desembarazarse de un superior jerárquico que les ha siso impuesto y al que no quieren. Suele darse frecuentemente en el caso de las fusiones de empresas o cuando un grupo compra a otro.

Este tipo de acoso es muy frecuente en las empresas y en las pymes y, aunque se enmascara la persona que lo vive puede llegar a aislarse de todo y de todos por la forma en cómo le tratan en la empresa.

La verdad es que no es agradable encontrarte en una situación de acoso moral cuando no tienes ayuda en tus compañeros ni en tus jefes, sólo estás allí para hacer tu trabajo, si puedes pensar en algo, y volver a casa para sentirte mal por cómo lo estás pasando.

La mayoría de estas personas acaban dándose de baja o bien dejando el trabajo a las pocas semanas de estar sufriendo este acoso.

Esta entrada fue publicada en Conceptos básicos, Pyme. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>