Marketing ecológico


marketing.jpg

Parece algo que no tiene nada que ver pero nos equivocamos. El marketing, aunque llegue a significar el hecho de vender cuanto más se pueda, también puede llegar a ser ecológico y es una práctica que se está poniendo en marcha en muchas empresas de España.

Sin embargo, como en todo, hay empresas que confunden un marketing ecológico “puro” con un “falso” marketing ecológico. Es decir, dicen que están aplicando ese marketing ecológico cuando, en realidad, no lo hacen y es posible que nunca se lo hayan planteado.

El marketing ecológico intenta que la empresa obtenga beneficio, el consumidor consiga la satisfacción de sus necesidades y deseos y se genere en ese proceso el menor impacto negativo en el entorno natural.

En definitiva, pretende que los consumidores veamos satisfechas nuestras necesidades sin consumir tanto o, al menos, sustituyendo la compra de productos bastante contaminantes por otros más respetuosos con el medio ambiente.

Un ejemplo lo tenemos en la campañas de una marca de lavavajillas que indica que “es el que menos agua consume del mundo, sólo nueve litros. Si todos tuviéramos uno podríamos ahorrar en un año el agua que consume la ciudad de Zaragoza en tres. Porque es trabajo de todos hacerle al mundo la vida más cómoda, por hoy y por el mañana”.

Referido: Consumer

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Conceptos básicos, Marketing, Pyme. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>