Business Angels, una mirada critica


angel

En un artículo anterior os hablamos de las Business Angels donde os comentábamos que eran personas físicas con un amplio conocimiento de determinados sectores y con capacidad de inversión, que impulsan el desarrollo de proyectos empresariales con alto potencial de crecimiento en sus primeras etapas de vida, aportando capital y valor añadido a la gestión.

Sin embargo, no os comentábamos mucho al respecto de las mismas y, hoy en día en que la crisis ahoga y que son muchos los que desearían tener una balsa adonde agarrarse entre tanto oleaje, los Business Angels han tomado importancia en España (que no eran tan utilizados) y en el resto del mundo, sobre todo en Estados Unidos (EEUU).

Normalmente los Business Angels están a la caza de productos o servicios innovadores, aquellos que ven que pueden tener éxito y que deciden “patrocinar” para que se lleve a cabo ese éxito, obteniendo también un beneficio ellos mismos.

Su objetivo es el de agilizar e incrementar el proceso de búsqueda y lanzamiento de proyectos y proporcionar una masa critica de proyectos y empresas para invertir.

Los Business Angels pueden ser personas dedicadas a este objetivo o bien personas esporádicas que, en algún momento de su vida, deciden ayudar a proyectos innovadores a salir adelante.

Además, su forma organizativa y jurídica no es fija, hay muchas formas de constitución de la misma y algunas de ellas incluso no revelan la persona encargada, tu ángel de la guarda, por así decirlo, si esa persona no quiere ser conocida o no quiere que la conozcas.

En definitiva, las business angels actúan como eso, como ángeles de la guarda que ayudan a las pymes creativas, innovadoras y novedosas a salir adelante utilizando su dinero y experiencia y encauzando la actividad por los mejores lugares que ese sector puede desarrollarse.

Personalmente esta forma de ayudar a las pymes me parece correcta, es una forma de apadrinar a las empresas que quieren crearse pero que, bien por falta de experiencia, por liquidez, etc. no pueden permitirse el lujo de hacerlo y, claro, no llegan a salir adelante por ese motivo.

Estas prácticas se dan en Estados Unidos mucho más que en España, de hecho, las que realmente funcionan son los business angels privados ya que los públicos, al ser tan selectivos, tienen muchísimas solicitudes y es casi imposible lograr un hueco en el mismo. Estos son los que más se dan en España, business angels públicos, que apenas si llegan a los colectivos necesitados, o quedan relegados a un segundo plano por otro proyecto quizás más “conocido”.

Pero en Estados Unidos la cosa cambia, allí son las business angels privadas las que triunfan y las que dan la oportunidad a muchos para llevar a buen puerto su pyme, algunas con más éxito que otras.

Entre las diferencias que podemos encontrar entre las business angels públicas y privadas están:

  • Las business angels públicas están gestionadas por gestores pero éstos no son verdaderos emprendedores y es posible que ni siquiera tengan experiencia en la gestión de una pyme por lo que estamos en el mismo problema, encauzar una pyme en sus comienzos sin experiencia previa en la misma. Al contrario, en las business angels privadas sí que hay experiencia, reuniones, vías de actuación, movimiento, etc. por parte de ambas partes, uno con su creatividad y el otro con la experiencia que le ha dotado la vida y su carrera profesional y laboral.
  • A veces las business angels llegan a cobrar por el servicio que realizan sin garantías de éxito, lo que no ocurre con las business angels privadas.

A continuación queremos dejarte un listado de las Business Angels que puedes encontrar en España y que quizás puedan estar interesados en tu proyecto. Éstas son:

Al parecer algunas de ellas no tienen ya operativas sus páginas webs pero eso no quiere decir que ya no sigan en el trabajo sino que es posible que sean más de caracter individual y cara a cara que con la utilización de internet.

Las business angels suelen financiar operaciones de entre 25.000 y 250.000 euros (alrededor del 25 por ciento de su capital a disposición), en sociedades con perspectivas de crecimiento rápido que permitan una desinversión a medio plazo, entre tres y cinco años.

La captación de proyectos empresariales se hace por diferentes vías: universidades, escuelas de negocios, viveros de empresas, parques tecnológicos, consultoras…

Cada proyecto es analizado, validado e incorporado a la red, descartando aquellos que no son susceptibles de recibir financiación. Por otro lado, se identifican potenciales “Business Angels” que tengan capacidad y, sobre todo, la expectativa de invertir en proyectos empresariales con un elevado grado de riesgo.

Actualmente, y cada vez más, las Business Angels se están instalando en España y están comenzando a funcionar las business angels privadas con lo cual puede ser una gran ayuda para las pymes que, hoy en día, les cuesta mucho llegar a fin de mes.

Esta entrada fue publicada en Gestión, Pyme y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>