Crisis y más crisis


crisis

Esta mañana leyendo las noticias me ha sorprendido unas declaraciones del Presidente del Gobierno, Zapatero, hablando sobre la crisis y lo que los españoles podemos hacer para intentar pasar el año 2009, uno de los peores, lo mejor posible.

En concreto, palabras textuales, decía: “Va a haber una parte muy importante de la población que, como consecuencia de la bajada de los tipos de interés, de los precios del petróleo y del Euríbor van tener una disponibilidad de renta bastante más desahogada que el año pasado” (—) “Para recuperar cuanto antes, todos debemos hacer un esfuerzo conjunto. El Gobierno tiene que hacer su tarea, los bancos, la suya. Las empresas y los trabajadores deben defender el empleo y el conjunto de la ciudadanía debe seguir teniendo confianza y consumir de manera normal (…). Todo el mundo entiende que un descenso muy fuerte del consumo provoca un daño indirecto en la economía”.

Es decir, que, por lo que yo entiendo, nuestro presidente nos dice que sigamos consumiendo como normalmente lo hemos hecho porque vamos a tener más dinero… ¿Pero dónde está?

Que yo sepa los precios, a la hora de ir a hacer la compra, no han bajado, y tienes que mirar bien tu bolso o monedero para rasguñar todo lo que puedas y estirar un billete de 50 euros para que se convierta en uno de 500 (y creedme, no da resultado).

Es normal que nos pida que consumamos ya que eso es lo que nos puede salvar, y son las pequeñas y medianas empresas las que tiene la vara de mando, la varita mágica que puede sacar España de la crisis.

Pero, un momento… ¿Quién ayuda a las Pymes? Porque una cosa es decir que consumamos, que todo irá bien, que hacen su trabajo, que dan facilidades, etc. pero la realidad es que las ayudas apenas si llegan a las pymes, éstas se están quedando cada vez más sin trabajo y cada día son más las pymes que mandan a sus trabajadores a casa a las 12 de la mañana porque les sale más caro tener el local abierto que echar el cierre y mañana será otro día.

La crisis ahoga, y mucho, pero no por lamentarnos vamos a lograr salir. Todos tenemos que poner de nuestra parte, quién sabe, quizás de un tiempo a esta parte lo único que hagamos será volver al trueque para subsistir mientras sale algo de trabajo.

Reconozcámoslo, hoy en día, aunque nos haga falta comprar algo importante, sopesamos la decisión durante un tiempo porque, si nos apañamos, es un dinero que tenemos reservado “por si pasa algo”. Ahora es difícil confiar en que todo va a cambiar y eso a las pymes les repercute y mucho.

Pensad que las pymes están formadas por personas cuyo trabajo es el suyo propio y, si éste falla, el dinero deja de entrar en casa. Más ayudas no estarían mal, pero de las que llegan y de las que no piden nada a cambio.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Pyme y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>