Errores laborales en las pymes


work

Cuando comienzas con una pyme, lo cierto es que muchas veces puedes cometer errores que te hacen aprender sobre ello y es que a veces, por fiarnos o pensar que la gente es honesta, pecamos de imprudentes y, en los negocios, es algo que no se puede hacer.

Los errores más comunes que suelen ocurrir cuando hablamos de pymes, y específicamente en el área laboral, son los siguientes:

Contar con una asesoria “poco” profesional. En este sentido nos referimos a asesorías donde si, te dicen qué hacer y cómo pero, cuando le sacas de lo normal, del día a día, ¿te saben responder? Porque hay muchas que te dan respuestas esquivas y no ahondan en el tema, no se preocupan por dar solución a ese cliente, o la solución que dan no es la adecuada.

Contratar personal fijo directamente. Contratar trabajadores fijos no es algo que se de hoy en día porque se utilizan los contratos temporales para saber si realmente esa persona puede estar motivada para trabajar en este trabajo o, por el contrario, no es así. Además, los costes de un contrato fijo, si tuvieras que despedir, son mayores que uno temporal. Por ello, en las pymes, empieza primero con contratos temporales y, si ves que esa persona es importante para tu empresa, entonces lánzate con ese contrato indefinido.

Ten cuidado con la formación privada. Has de saber que hay formación contínua para trabajadores que puede costarte 0 euros así que lo mejor es informarse antes de contratar formación privada, sobre todo si es sobre temas normales (informática, administración, etc.).

Pagar por encima de la media. Vale, eso es un aliciente para el trabajador, para que esté motivado pero, ¿realmente piensas que por ello va a ser mejor que otro que gana menos? Es mejor empezar con poco y después ir subiendo según la valía de la persona. El día a día te demostrará quien vale y quien no.

Contratar más gente de la que necesitas, o contratar “amigos”. Los enchufes existen, eso es indudable, y siempre tendremos a alguien que nos presente a otro, que tiene ganas de trabajar, etc.

Normalmente está bien pero es un riesgo contratar amistades porque, ¿y si no va bien? Por una parte el rencor siempre está ahí, hasta nos pueden echar en cara el despido. Al principio, y salvo que conozcas muy bien a esa persona, procura ser objetivo en tus contratos y no pasarte, organiza el trabajo y no te pases con los gastos, a la larga lo agradeces.

Esta entrada fue publicada en Pyme, Tramites Laborales y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>