Especial: Comunicación


comunicacion

Uno de los aspectos que se tienen que tener muy en cuenta en una pyme, o siempre que se trabaje con otros compañeros de trabajo, es que exista una buena comunicación, sin barreras ni trabas que se pongan y dificulten la misma pues eso no hace más que generar malestar y posibles rencillas y desconfianzas.

La comunicación, definiéndola como tal, es un proceso de transmitir ideas o bien símbolos, que tienen el mismo significado para dos o más sujetos los cuales intervienen en una interacción. Se trata de utilizar un mismo “código” que puede ser el habla, las manos, (forma de comunicarse), para transmitir un mensaje.

Tenemos que tener en cuenta que la comunicación no es lo mismo que la información; la información es un conjunto de mecanismos que le permiten a un sujeto retomar y reelaborar los datos del medio ambiente para estructurarlos de una manera especifica con el objeto de que le sirvan como guía de acción.

La comunicación es algo muy importante, tanto dentro como fuera de las empresas y las pymes ya que es lo que permite al ser humano sentirse parte de un grupo, poder relacionarse con otras personas y compartir su vida con ellos.

Cuando la comunicación se lleva a cabo del modo correcto y se cumplen los requisitos para que se den, los trabajadores, por los estudios que se han realizado, tienen una mayor productividad y se mejoran las relaciones interpersonales.

En una pyme, donde no hay demasiados trabajadores y todos se conocen entre sí es normal que haya una mayor comunicación o incluso una mayor empatía porque tu compañero de trabajo puede ser tu amigo y puedes ponerte en el lugar del otro cuando ocurre algo malo.

Entre los requisitos que se deben dar para una buena comunicación están:

  • Que la comunicación sea sincera y cierta. Una comunicación con mentiras lo único que provocará será desconfianza.
  • Que sea completa y no se pierda.
  • Oportuna. Tampoco queremos al típico cotilla o al que habla sin parar de cosas que ni siquiera nos interesan.

Cuando hablamos de la comunicación nos pueden venir a la mente distintas formas de comunicarnos. Por ejemplo, ahora mismo me estoy comunicando contigo, lector, por medio de la palabra escrita, pero también podría hacerlo hablándote a través de un vídeo, o llamándote por teléfono.

Sin embargo, hay dos grandes divisiones dentro de la comunicación, divisiones que un autónomo o un gestor de una pyme debe conocer, que son:

  • Forma verbal. Aquella comunicación que usa signos verbales orales o escritos.
  • Forma no verbal. Aquella comunicación que son recibidos al margen de la palabra escrita (Expresión facial, contacto visual, proximidad, paralenguaje, aspecto físico, o el lenguaje corporal).

En la comunicación verbal los autores que han estudiado la misma afirman que existen 4 estados o niveles de escucha que son:

  • Ignorar: no escuchar en absoluto.
  • Fingir: haciendo creer con nuestros gestos y expresiones que estamos atentos a lo que dice.
  • Seleccionar: prestando atención y centrando nuestro interés en ciertas palabras, lo que suele provocar que los escuchados se sientan agredidos.
  • Escucha activa, empáticamente: escuchamos con la atención de aprender lo mejor. Se escucha no sólo con los oídos sino también con los sentidos y emociones que no hace transmite el emisor y que recibimos.

Con respecto a la comunicación no verbal, a menudo, puede contar mucho más que la hablada. No sería la primera vez que nos están hablando y, con gestos, sabemos que lo que nos están diciendo no es del todo verdad o simplemente no es verdad. Pues para ello sirve tanto para los empresarios esta comunicación, para ver si los trabajadores son realmente fiables o no.

¿Por qué te contamos tanto sobre la comunicación? Pues es sencillo. En toda empresa ha de reinar un clima tranquilo donde los trabajadores se sienta a gusto trabajando y contentos por saber que se les valora.

Pero si no hay comunicación por parte de los mandos, es decir, de los jefes, esa confianza se deteriora y comienzan a existir los rumores, las desconfianzas, etc.

Es cierto que aún habiendo comunicación también pueden existir pero en menor medida que si no las hubiera. Además, hay que tener en cuenta los beneficios que hemos comentado antes sobre la comunicación y cómo ésta puede ayudar a resolver pequeños problemas en las empresas.

A menudo la comunicación es algo de lo que no nos damos cuenta o bien confundimos con la información. Pero si ponemos hincapié en esa comunicación y hacemos que nuestros trabajadores estén bien comunicados, no sólo con nosotros sino entre ellos mismos, la confianza se intensifica e incluso se ven más parte de la empresa lo que genera mayor satisfacción, mayores ganas de trabajar y mayor rendimiento.

Pero la comunicación también es un duro enemigo porque hay muchos aspectos que pueden obstaculizarla y que hay que evitar. Algunos de esos obstáculos son:

  • Rumor.
  • Aislamiento.
  • Sobrecarga de información.
  • Falta de atención.
  • Juicios de valor.
  • Primacía de la respuesta en vez de escuchar; es muy común en las culturas latinas.

Si evitamos todos estos obstáculos es posible que en nuestra pyme se respire un ambiente de plena colaboración entre compañeros de trabajo porque todos conocen lo que hay, se comunican, relacionan, etc.

Esta entrada fue publicada en Conceptos básicos, Gestión, Pyme y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>