Las normas en las empresas


rule

Es posible que en tu empresa nunca te hayas propuesto tener una serie de normas que sean de obligado cumplimiento porque, en teoría, todos sabemos que tenemos que comportarnos y no ir “informando a la competencia” ni hablando mal de la empresa.

Sin embargo, conforme la empresa crece en trabajadores, las normas se van necesitando, no normas demasiado fuertes, sino unas que intenten mantener el order y cordialidad que hasta entonces se venía llevando.

Las características de esas normas han de ser:

  • Consistentes. Es decir, han de poder cumplirse y no ser “temporales” o para unos.
  • Justas. Para todos.
  • Relacionadas con la empresa y con los objetivos de la misma.
  • Toda norma ha de tener una consecuencia si no se cumple, ¿verdad? Pues eso es lo que también ha de pasar, tienen que reflejar cuáles van a ser las consecuencias de no cumplirse.

A la hora de imponer unas normas nosotros siempre te recomendamos informar a los trabajadores y comentarles que no va a ser algo que quiera decir que se va a limitar su libertad en el trabajo, al contrario. Lo que se va a hacer es una serie de normas para normalizar la situación y para dar más sentido a la empresa.

En las normas has de tener en cuenta, a la hora de elaborarlas, lo siguiente:

Qué se pretende conseguir con esa norma. Por ejemplo, si hay varios trabajadores que, en lugar de entrar a trabajar a las 9 como todos, llegan a las 9’15 de forma reiterada, quizás se pueda crear una norma sobre quienes llegan más tarde y la consecuencia que se tendría (quedarse más tiempo, reducción salarial, etc.).

Redactar el contenido de forma clara. Todos sabemos, cuando cogemos una ley, que si no leemos dos veces lo que pone no nos enteramos (y aún así nos cuesta). Así que, si aplicamos lo mismo para nuestros trabajadores, ¿lo entenderán? Yo diría que no, y menos si hay trabajadores poco cualificados. Por eso siempre es mejor un lenguaje ameno y sencillo e incluso una reunión para explicar las normas.

Siempre la consecuencia. Cuando una norma no se cumple tiene una consecuencia y normalmente siempre sabemos cuál es. Pero en temas laborales, esa consecuencia siempre debe estar redactada e informada a los trabajadores para que éstos sepan a lo que se arriesgan de cometer faltas.

Las normas no son limitaciones, tal y como pueden verlas los trabajadores. Pero en las pymes, con el hecho de no tener siempre a un jefe que te vigile (porque está con otras cosas) puede “desmadrar” la situación. Más aún cuando hay varios centros de trabajo y el jefe no acude a los dos al mismo tiempo.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Pyme y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>