Analizando un INEM (I)


inem

Como sabrás, cuando una persona se queda en paro, ha de ir a la Oficina de Empleo para gestionar la subvención que le darán cuando corresponda y por eso esta empresa es una más que se debe conocer.

Además, no sólo actúa cuando queremos cobrar, también cuando contratamos a alguien o cuando hay cursos formativos que nos pueden interesar.

Es por eso que, como estuve de prácticas en un INEM, me parece adecuado echar un vistazo general a su forma de trabajar y a los errores que se cometen, a esas cosas que quizás no se ven en una visita de 5 minutos, pero si se intuyen.

El ambiente físico en el INEM no es muy agradable; cada persona que trabaja en él es muy celoso para con sus cosas y lugar de trabajo. Además, el espacio de su mesa ha de ser compartido con otros trabajadores y éstos saben y pueden ver lo que el compañero hace o dice puesto que no están aislados sino que no hay ninguna pared que les de un poco de intimidad y, quizás por eso, son personas muy cerradas entre sí que se sientan cuando llegan por la mañana y casi no mantienen conversación con su compañero aunque también hay que advertir que hay excepciones en aquellos casos en que los dos compañeros se conocen hace mucho tiempo y llegan a entablar una gran amistad.

En cuanto a signos, fotografías,… hay que decir que cada uno tiene su estilo pero no he podido observar que alguno de ellos tenga unas fotografías de sus seres queridos, quizás porque no quieren vincular su trabajo con su vida privada. Lo que sí se puede encontrar son pequeños muñecos o posters, la organización en esta clase de empresa es muy importante y, quizás por eso, tampoco es recomendable tener objetos valiosos para la persona a fin de que es un servicio de atención al público.

Por último, referente al estilo de la persona, el INEM es un lugar muy serio al que la persona debe ir bien vestida sin ostentaciones. El pelo de los trabajadores, casi en todos los casos, era corto.

Cada una de esas personas tenía una forma distinta de considerar mi presencia (aunque sabían que no iba a estar mucho tiempo allí). En concreto, algunas de las personas me consideraban un estorbo porque debían enseñarme aquello que ellos sabían y, quizás por considerar demasiado preciado ese conocimiento, eran incapaces de enseñarme algo más que lo que simplemente necesitaba.

Sin embargo, otras personas de la misma empresa se mostraban más abiertas para conmigo mostrándome todo lo que sabían sobre lo que más me interesaba. Éste tipo de personas es escaso ya que tienden a volverse como la mayoría de los que trabajan allí.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Analizando un INEM (I)

  1. www.inem.es dijo:

    Llevas mucha razón, el inem es así, muy frio, y los empleados no se esmeran en ser amables

  2. cursos desempleados dijo:

    Hay que tener en cuenta que la atención al cliente es una de las claves de cualquier empresa o servicio, sea publico o privado. Mi animo para todos esos funcionarios al otro lado de la ventanilla.

  3. Esto es como la seguridad social son antipaticos y frios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>