La carencia de práctica empresarial


carencia-empresarial1

Emprendedores jóvenes, empresarios jóvenes, directivos jóvenes… la gente empieza a pensar… ¿su poca experiencia puede llegar a convertirse en un punto negativo? La experiencia es un valor añadido, y no hay ningún tipo de desconfianza acerca de ello. Aún así no podemos asegurar que sea una aval de éxito. Si se diese el caso, la verdad es que muy pocas startups llegarían a la gloria.

Los empresarios en general suelen valorar muy positivamente y con mucha frecuencia, el hecho de tener experiencia dentro de la empresa, ya que consideran que es un de los activos más importantes de esta.

Sin embargo, hay gente que suele decantarse por apoyar la falta de experiencia ya que puede ser contrarrestada o al menos atenuada mediante otros medios. Para sobreponerse a dicha falta de experiencia hay que destacar siete métodos:

  1. Investigación del sector: Antes de cualquier cosa es importante conocer correctamente el entorno. Para ello hoy en día hay una herramienta que ayuda mucho a su proceso, en este caso hablamos de Internet, ya que nos puede proporcionar analisis, estudios, informes de webs relacionadas con nuestra investigación.
  2. Hallar grandes consejeros: Encontrar respuestas hoy en día es muy complicado, tanto que ni la experiencia conseguida con el paso de los años, a veces puede a resolver un enigma. Con lo que es importante rodearse de buenos asesores que esten bien informados sobre el tema sobre el cual trabajas.
  3. Maximizar el feedback: No se tiene que dar importancia a todos aquellos comentarios o valoracio   nes negativas que se le hagan a nuestro negocio. Para solventar dicho problema, lo mejor es hablar con empresarios expertos ya en la materia, ya que ellos suelen obtener gran número de opiniones.
  4. Encontrar gente fiel a tu negocio: Hacer que tu negocio sea respetable versus el resto de empresarios y consejeros más tradicionales del sector, sobretodo si es de un sector del mercado no muy explotado. Necesitarás un perspectiva del negocio equilibrada para ganarte el respecto y confianza de aquellos que esperaras que sean tus fieles y creyentes para que estos te orienten por el mejor camino.
  5. Rapidez y flexibilidad: Hay que abrir la mente a la hora de pensar y no cerrarse en banda, ya que la falta de experiencia puede convertirse en un aspecto negatico para el negocio. Muchos empresarios suelen convertir su experiencia en el sector como un valor añadido en su negocio. Con lo que un empresario joven debe conocer a la velocidad que se originan los cambios y como esos puede afectar a nuestra empresa.
  6. Reconocer lo desconocido: La presunción es un gran error que los jovenes empresarios suelen cometer. Admitir un error es el primer paso para hallar una respuesta al problema.
  7. La vergüenza de opiniones y creencias: Igual de malo es la presunción que esconder de alguna forma nuestros ideales y pensamientos sobre cualquier tema. No hay que temer que dirán el resto cuando expresamos nuestras opiniones. No hay que avergonzarse de la falta de experiencia, eso no significa que la persona no este más o menos capacitada para enfrentarse al mundo empresarial. Ni tampoco significa que sus ideas tengan menos valor que las de un empresario con más años de experiencia.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Conceptos básicos, Gestión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>