Modelos de coaching: Modelo GROW


img_grow_model

Cuando te introduces en el mundo del coaching sabes que debes tener una voluntad fuerte, que debes ser consciente de tus ventajas pero también de tus desventajas. Debes ser capaz de hacer de esas desventajas algo favorable que te sirva en la vida y, aunque se vea difícil, en realidad no lo es cuando sabes cómo atacar el problema.

Sobre coaching en España aún no hay mucha materia, experiencia o datos que nos ofrezcan un porcentaje de éxito o fracaso pero sí sobre Estados Unidos. Seguro que has visto algunos artículos, libros o estadísticas sobre la importancia de tener un buen coach a tu lado y es por eso por lo que queremos mostrarte uno de los modelos de coaching que suelen utilizarse.

El mismo es el modelo GROW. Se trata de un modelo donde, cada letra que compone la palabra (que, por cierto, significa crecer en español), tiene un claro significado así como un planteamiento de preguntas que uno ha de hacerse en todo momento. Así, tienes:

1.G. De Goal (meta). En este caso tal y como la palabra indica, se trata de encontrar cuál es el objetivo que te mueve, es decir, a qué aspiras.

2.R. De Reality (realidad). Se refiere a ser objetivo en cuanto a saber cuál es la situación en la que te encuentras en ese momento y lo que te hace falta para llegar a tu meta u objetivo.

3.O. De Options (opciones). Muy ligado al anterior, las opciones se refieren a las posibles soluciones o caminos que puedes tomar para acortar esa distancia que te separa de la meta u objetivo. No es sólo saber esas opciones, también tienes que barajar los pros y los contras de las mismas para saber cuál de ellas sería viable y por qué las otras no.

4.W. De Will (voluntad). Este quizás es el punto más complicado que tienes que realizar pues se trata de llevar a cabo un plan de acción lo mejor posible, con todas las opciones que hayas elegido y, por supuesto, con tu voluntad de que lo vamos a cumplir sin salirte nunca del camino marcado.

El método Grow básicamente se basa en estas mismas etapas que hemos usado para definir el método para actuar. Así, lo que se trata de hacer siempre es:

  • Definir meta u objetivo.
  • Analizar la situación actual.
  • Barajar las opciones que tenemos.
  • Realizar un plan de acción y llevarlo a cabo.

Desde luego, este método se basa principalmente en la importancia de la fuerza de voluntad. No te vale que te des cuenta de lo que te falta para llegar al objetivo que te has planteado, ni tampoco que sepas lo que tienes que hacer para conseguirlo si no le pones ganas a lo que quieres e intentas alcanzarlo. Como dice el dicho, “quien algo quiere algo le cuesta”.

Imagen

Esta entrada fue publicada en Gestión, Pyme y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>