Requisitos para la prestación de desempleo


constructor

En un artículo anterior te hablamos de modo general sobre la prestación por desempleo de los autónomos y cómo éstos, si pagan por esa prestación, pueden recibirla si se quedan sin trabajo.

Sin embargo, también te comenté que, personalmente, veo una gran diferencia entre la prestación por desempleo de los trabajadores y la de los autónomos, algo que me hace pensar que aún queda mucho camino por recorrer ya que los tiempos, y a veces hasta las cuantías, no son exactamente las mismas, y en muchos casos se beneficia al trabajador y no al autónomo.

Por poner un ejemplo, un autónomo recibirá 2 meses por cada año cotizado mientras que un trabajador recibirá 4 meses por cada año trabajador, el doble.

Pero como no es de eso de lo que quiero hablarte en este momento seguiremos avanzando. Como sabes, para recibir esta prestación requiere de una serie de requisitos que se han de cumplir para recibirla ya que, de lo contrario, no se accede a ella. Esos requisitos son:

  • Estar afiliado al RETA o en situación de alta.
  • Haber cotizado de manera ininterrumpida durante los 12 meses anteriores al cese de la actividad. En este caso hay que hacer un apunte porque no basta con haber cotizado, has de cotizar y pagar también por la prestación, con lo que sube un poco lo que tienes que pagar.
  • Estar disponible para la reincorporación al mercado de trabajo.
  • No haber cumplido la edad para acceder a una pensión contributiva.
  • Estar al día en el pago de las obligaciones.

Para acceder a la prestación, aparte de los requisitos, también han de darse una serie de supuestos por los que se ha terminado el trabajo (ya que el cese “voluntario” no está contemplado). Para ello se han de acreditar con la documentación pertinente en los casos de:

  • Pérdidas económicas en la actividad superiores al 40% durante un año consecutivo y completo o por encima del 30% durante dos años. En este caso, es necesario presentar las facturas y balances de la actividad. No se contempla el primer año de actividad.
  • Fuerza mayor: comprende casos de enfermedad y todas las circunstancias acreditadas que impidan el mantenimiento de la actividad.
  • Pérdida de licencia administrativa, para las actividades que lo requieran.
  • Situaciones de violencia de género, en el caso de trabajadoras autónomas.
  • Extinción del contrato con la empresa o persona que garantice más del 75% de los ingresos, en el caso de trabajadores autónomos dependientes (TRADE).
Esta entrada fue publicada en Autónomos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>