Ser un líder para tu empresa


Un empresario es un líder. Un líder ha de ser la persona que organice, gestione y lleve adelante el negocio pero, ¿por ello debemos decir que ese líder va a ser el jefe y mandamás de todo? Pues la respuesta es no, porque dependerá del tipo de liderazgo que nos ofrezca para poder pensar en él como un líder autoritario.

Y es que, en cuestión de líderes, los autores suelen calificar a éstos en distintos grupos, no siempre los mismos, y a veces las clasificaciones suelen ser más grandes (unos los dividen en 3, otros en ocho…).

Es por eso que, en lo que a liderazgo se refiere, y a grosso modo, podríamos pensar en tres tipos de liderazgos en las empresas. Por ejemplo, tenemos aquel empresario que toma las decisiones sin consultar para nada a los trabajadores, es decir, les da su decisión y ellos han de acatar lo que él ha decidido y, si no, buscarse otra cosa. La responsabilidad recae sobre el propio empresario quien ha tomado esa decisión y también él tiene que mantener a sus trabajadores contentos aunque en este caso la mayoría de las veces se les mantiene contentos solo pagándoles, no hay mucha motivación pues no se les toma en cuenta.

Esta figura sería la de un líder autoritario, la mayoría de las veces figura que se usa en las empresas pequeñas donde se tienen pocos trabajadores aunque podemos encontrarla en muchas otras empresas medianas o incluso grandes.

Ahora piensa en esto, un empresario que pide la opinión de sus trabajadores, que los escucha y toma en consideración esas opiniones aunque después la decisión final la toma uno solo, el empresario, y también la responsabilidad de la decisión, pero al menos los trabajadores se sienten algo identificados cuando ven que la empresa prospera con sus ideas (o se sienten mal al ver que era una mala idea). Sea como sea este tipo de liderazgo, denominado participativo en la mayoría de los casos aunque yo no lo considero como tal sino más bien como un líder “de escucha” se suele dar en empresas medianas, normalmente basadas en trabajos relacionados con otras personas (turismo, blogs, etc.) pues se atienden las recomendaciones de los trabajadores, si, pero quien toma la decisión final es un empresario, una figura única.

Y por último, piensa en esto, una persona que, aunque dirige la empresa y sabe hacia dónde encauzarla, no se ocupa de toda su empresa sino que delega esa responsabilidad a otros trabajadores a los cuales ve como personas con capacidad para tomar decisiones y soportar la presión que ésto puede tener, como es la responsabilidad de esa decisión o el ser duro con lo que decide (me refiero a que no se eche para atrás en la decisión que toma).

Este tipo de líder sería el de empresas grandes o medianas donde se tienen muchas secciones y la persona confía en sus “manos derechas” para llevar a buen puerto a la empresa. Algunos piden informes semanales para hacerlo de tal forma que uno sepa bien lo que se hace y cómo se hace. No es de los que imponen su voluntad en las decisiones de otro salvo que considere la decisión demasiado errónea para la empresa y pueda suponerle un problema a la misma.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Gestión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>