Tipos de clientes a evitar


El otro día comenzamos un artículo titulado clientes problemáticos y os dábamos unas pinceladas del tipo de clientes que no nos gustaría tener cerca debido a que no son de lo mejor que hay, aún cuando supongan mucho dinero, porque la carga emocional, motivación, o mejor dicho desmotivación, puede que repercuta en el resto de clientes y eso no nos vendrá bien de ningún modo.

El objetivo de una tienda (negocio online, negocio físico, pyme etc.) es tener clientes. El cliente es el “tesoro” de un empresario, y lo trata a cuerpo de rey o reina, o al menos debería; de ahí el dicho “el cliente siempre tiene razón”. Pero, ¿todos los clientes son bienvenidos? Me temo que no, hay clientes difíciles, que pueden suponer un reto, por supuesto, pero también hay otros clientes que por mucho que te esfuerces no vas a conseguir nada, y esos es mejor evitarlos.

Clientes difíciles

El cliente sabelotodo. Este cliente es aquel que se cree sabe más de tu trabajo y del trabajo de todo el mundo que se ve en la razón de decirle a todos cómo ha de hacer el trabajo y además, se cree superior, exponiendo su formación, su experiencia, su profesionalidad y dejándote a ti como el betún. Este tipo de clientes no convienen porque no disfrutarás con el trabajo y lo tendrás siempre encima quemándote y al final ni ganas de trabajar.

El cliente indiferente. Es otro cliente que, si bien no está mal, te desmotiva porque no le importa nada lo que hagas. Le dará igual que lo hagas bien o mal, solo quiere que lo hagas y claro, si le dedicas tiempo a tu trabajo y después no te lo reconocen, fastidia mucho. Pero dentro de lo que cabe, no sería muy malo.

El cliente quisquilloso. ¿Has tenido alguna vez a tu lado a una persona que se queja por todo? ¡Ahí tienes al cliente quisquilloso! Es una persona que no puede dejar de criticar  y es tan meticuloso que da hasta rabia trabajar con él.

El cliente tacaño. Es aquel que tratará de sacarte todo más barato de como se lo quieras cobrar, aún cuando el precio sea barato. Para él hacerlo gratis es el precio que se merece todo.

El cliente “dicho y hecho”. Es un cliente que quiere ser el último en llegar pero con el que te pongas a hacer el trabajo. Le importa poco lo que tengas que hacer, el quiere su trabajo y lo quiere ya. De hecho estará incordiándote todo el día, todos los días, y no trabajarás a gusto.

Imagen

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tipos de clientes a evitar

  1. Muy buen aporte. Reconocer a los diferentes tipos de clientes es fundamental. De este modo sabremos de qué modo tratarlo para persuadirlo de la manera más efectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>