El contrato con un business angel


El contrato con un business angel

Cuando tienes problemas con la financiación y lo que quieres es ver cumplido tu sueño, lo más normal es que, cuando haya un business angel, un empresario o una persona que tenga la financiación que necesitas, dispuesto a avalarte con su dinero, el cielo se te abra y firmes lo que sea. Pero cuidado, a veces no es oro todo lo que reluce.

Los business angel son personas, o empresas, que tienen la financiación necesaria para poner en marcha a un emprendedor, o grupo, y hacer realidad su proyecto. Hasta ahí bien. Pero se ha de firmar un contrato y las prisas y la imprudencia no son las mejores consejeras por lo que, si bien el subidón porque alguien te apoye y confíe en ti en un principio pueda hacer que te comprometas con lo que te pida, en realidad tienes que tener calma.

Consejos para firmar un contrato con un business angel

Aquí vamos a darte una serie de consejos que te ayudarán en la firma de tu contrato, ya sea con un business angel o con cualquiera que te dé financiación o te ayude en tu proyecto.

El primer consejo es calma. Lee el contrato que te presente con paciencia, sabiendo a lo que se refiere en cada punto y, en caso de no saber lo que significa, preguntando, bien al propio financiador, bien a otras personas ajenas a ello.

Necesitarás ser paciente. El business angel te pondrá sus condiciones, y tú las tuyas. A menudo no se está de acuerdo y hay que negociar. De hecho, si nos vamos a datos, se dice que la negociación se puede prolongar unos nueve meses, incluso un año, por lo que no debes desanimarte si el tiempo pasa y parece que no se va a ningún sitio.

Ten un plan B. Que estés negociando con un Business angel no quiere decir que no puedas buscar a otros inversores o tener otras formas de conseguir que tu negocio despegue. De esa forma no estarás estancado ni tampoco te verás desesperado con una única persona (ya que entonces la negociación puede ser más dura).

Intenta buscar audiencia. Con esto nos referimos a que des a conocer tu proyecto, siempre en la medida de lo posible. A veces los medios de comunicación ayudan a que esos inversores se fijen en ti y a llegar a ellos.

Cuidado con los documentos. Aparte del contrato, o mejor dicho, afín al contrato, tendrás una serie de documentos que deberás leer bien y cerciorarte de que te convienen. Estos son:

  • Acuerdo de confidencialidad. Se firmará con el emprendedor y el inversor para que ninguna información salga de ambas partes.

  • Exclusividad. Muchos inversores exigen una cláusula de exclusividad en el negocio para que, si tiene éxito, no puedas irte con otro que mejore tus condiciones.

  • Retribución. Es un punto importante, saber lo que ganará el inversor y lo que tú recibirás a cambio. Al fin y al cabo, el trabajo lo pones tú y el dinero él o ella.

Imagen

Esta entrada fue publicada en Conceptos básicos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>